top of page

El sueño de la separación.

Por Luis Omar Scaramal.


Si a un pez le preguntaran qué es el agua, no sabría responder. Sólo cuando saliera a la superficie del océano o del río podría contestar. Pero difícilmente lo haría, pues seguramente no desearía hacerlo.

En nuestro caso, el Ego sería el agua y nosotros el pez. La mayoría de las personas no comprenden qué es el Ego, pues viven de acuerdo a sus creencias y sólo tratan de sobrevivir lo mejor posible, igual que el pez lo hace en el agua. Además, pocos se animan a salir a la "superficie", para conocer la Verdad Eterna, pues ignoran lo que es y temen a lo desconocido.

Sin embargo, la Verdadera Vida comienza cuando se animan a salir del Ego.

Esta simple metáfora es una invitación para despertar del sueño de separación que nos oculta la Verdad Eterna de Dios.

¿Qué es el Ego?

La respuesta es simple: es una estructura mental ilusoria que nos hace sentir estar separados de la Unidad, Dios o la Fuente. Y la vivimos como un sueño de dualidad que nunca nos trae paz y plenitud.

¿Podemos despertar de ese sueño?

Por supuesto, pero para eso debemos comprender cómo funciona esa estructura mental llamada Ego.

Como ya dijimos todo comenzó con la idea imposible de separarse de la Fuente o Dios.

Ofreceremos otra metáfora para que la mente racional trate de entender esta estructura mental, será como ver un mapa que nos señalará el camino, y que luego deberemos transitar.

Aceptemos que Dios y su único Hijo Cristo es una Unidad, donde Todo (el Cielo) está integrado e interrelacionado.

La metáfora considera que la mente de Cristo está soñando y que los personajes del sueño somos nosotros. Algo similar nos pasa cuando dormimos. Lo real es el soñador, en la analogía sería Cristo, lo irreal son los personajes y las situaciones del sueño.

Por eso Un Curso de Milagros dice: "Nada real puede ser amenazado", lo real es el soñador que está en el Cielo con Dios, y continúa diciendo. "Nada irreal existe" refiriéndose a los personajes y situaciones del sueño, ya que el sueño puede ser agradable o no, pero nunca afectará la integridad del soñador porque el sueño no es algo real.

Y aquí viene lo importante de esta analogía, la que debe Despertar es la mente de Cristo que está soñando una realidad de separación, incluyendo universos, galaxias, planetas, seres, etc. No deben despertar los personajes que viven dentro del sueño, pues no son reales. ¿Quiénes son los personajes? usted, yo, todos nosotros, el cosmos entero. Y ¿por qué es un sueño? porque todo lo que cambia, tiene límites y no permanece no es real, lo real es eterno. Las creaciones de Dios y Cristo son eternas, pues ellos son eternos.

La separación entonces, sólo la podemos ver como un sueño, que nunca amenazará la integridad del Hijo de Dios.

Haciendo más precisa esta metáfora, no es la mente de Cristo la que sueña, es sólo una idea que tuvo Él. Esa idea de separación es la que generó el sueño. Una aparente separación que nunca ocurrió, porque Dios inmediatamente la subsano.

La idea ocurrió en la mente de Cristo, pues si hubiera surgido en la mente de Dios no hubiera podido corregirse y se hubiese eternizado sin poder cambiar.

Esa idea de separación se fue expandiendo tanto que incluyó la separación del tiempo: pasado, presente y futuro; y esa es la razón de que aún los eventos se sigan repitiendo con estructuras y personajes diferentes en el cosmos. Lo llamamos historias o líneas de tiempo, que se caracterizan principalmente por estar condicionados a la culpa y al miedo que sienten los personajes.

No encuentro otra forma de expresar lo que nunca ocurrió en la Realidad Eterna, el Cielo. Sin embargo lo vivimos como una verdad a pesar de ser solo un sueño de separación.

¿Entonces las disciplinas espirituales a quién se dirigen para corregir esa idea?

Siempre se dirigen a la mente del soñador a través de los personajes del sueño. A esa mente soñadora (una idea de la mente de Cristo) también se la llama Consciencia, porque fue lo primero que fue "consciente" (se dio cuenta) de la separación. En algunas disciplinas espirituales Consciencia se usa en reemplazo a la Fuente. Aquí representará la primera etapa del nacimiento de la separación con la aparición del Ego.

La mayoría de nosotros hemos tenido un sueño lúcido, que ocurre cuando nos damos cuenta de lo que estamos soñando mientras dormimos. Por ejemplo, muchas veces deseamos prolongar un sueño agradable, siendo conscientes que es un sueño. Entonces, debemos reconocernos como Cristo teniendo un sueño lúcido y así disfrutar de un sueño feliz.

El propósito es aceptar que estamos soñando esta realidad, esta vida, y que el guión lo escribe la mente soñadora, lo ilustra bien la frase: "la vida pone la música y nosotros la bailamos". Por eso el sueño no es verdadero, es ilusorio. Un Curso de milagros reemplaza aceptar por perdonar. Nos "perdonamos" de creer en lo falso: el sueño de separación.

Esta analogía suena muy sencilla, pero sé lo difícil que es aceptarla.

La mayoría de los mensajes espirituales para corregir esta distorsión se dirigen a dos niveles: a la única mente soñadora y a los personajes.

Al nivel del soñador la separación nunca ocurrió. Por eso cuando se habla de esta experiencia física decimos que es una ilusión, de que es sólo un sueño. No porque se perciba como un sueño o porque se perciba como una ilusión, sino porque ¡NO EXISTE!. Esto mismo le ocurre a usted cuando se despierta por la mañana, generalmente no le da importancia al sueño y lo olvida en poco tiempo.

A nivel del personaje usted podría preguntar: ¿Cómo sucedió lo imposible, la separación de la Unidad de Dios?.

Pero dar una respuesta estaría confirmando la separación, y el personaje seguiría estando en el sueño. Algo similar sería el caso de si usted sueña que se peleó con su vecino. Lo importante es despertar de ese sueño y no preguntarse porque se peleó, ya que sólo fue un sueño y esa pelea nunca ocurrió. El objetivo es que el personaje deje de sentirse separado, en vez de tratar de conocer la causa de esa separación. Y cuando ocurra ese despertar será una experiencia, un sentir, no un conocimiento intelectual, pues sino la separación continuaría al hacerla consciente.

Como dice Un Curso de Milagros refiriéndose a esa experiencia: "En eso radica la paz de Dios".

Una paz que no se vincula a nada que ocurra en la vida del personaje. Una paz que está más allá de todo entendimiento.

Es importante aclarar que el lenguaje que usamos proviene de esta experiencia dual que vivimos y nos limita para entender lo que es una experiencia no dual o de unidad, que corresponde a la Realidad Divina. Por eso usamos las metáforas.

No dualidad significa que sólo hay Uno. Tampoco es una forma adecuada de describir la no dualidad, porque ni siquiera es que haya uno, ya que el concepto uno sigue siendo un objeto cuantificable. Cuando se habla de Dios (que es no dual) se dice: DIOS ES, y nada más.

Dios Es, podríamos sustituirla por la palabra AMOR, insistimos que el propósito del despertar espiritual es provocar una experiencia y no una comprensión intelectual. Ese AMOR es incondicional.

¿Entonces la dualidad es una ilusión?

Correcto. Volviendo a la analogía del sueño, cuando duermes y sueñas ¿cuántas personas están soñando?. La respuesta es obvia, uno. Ahí no hay opuestos, sólo una mente la del soñador. Sin embargo, dentro del sueño aparentan haber muchas personas, objetos, etc. La dualidad generada por el Ego se rige por la percepción. Para que la percepción tenga lugar tienen que haber dos, el sujeto, quien percibe y el objeto, lo percibido.

En esta experiencia física que vivimos en el planeta Tierra, el yo que creo ser sería "el sujeto" y todo lo que creo estar percibiendo se lo conoce como "los objetos". Por ejemplo, yo con mis ojos percibo un coche, yo soy el sujeto y el coche el objeto, y lo mismo para todo lo que vea, oiga, sienta, huela, o deguste. También vale cuando percibimos opuestos: alto-bajo, lindo-feo, etc.

Todos esos juicios son interpretaciones basadas en una percepción de separación, donde a cada objeto se le asigna un significado. Todas esas formas que se multiplican y dividen perpetúan la creencia en la separación. Sin embargo, todo esto está ocurriendo en la única mente que existe, la que está soñando el sueño. Como efecto didáctico, diríamos que la mente soñadora es no dual, mientras que el sueño es dual. De esta manera, la idea de la Mente de Cristo es el único sujeto y usted y yo al igual que todo el cosmos, siendo el sueño, somos el objeto.

Si observamos bien, la separación se extiende a los cuerpos, razas, idiomas, planetas, galaxias, religiones, países, tiempo, espacio e incontables formas y pensamientos de dualidad.

Por eso toda esta experiencia física es dual al estar regida por opuestos, por la percepción y por lo que es limitado.

Y todo es un sueño, y no es real. Estamos tan identificados con la realidad dual, de un yo separado, que no nos damos cuenta que somos "ESO Divino" en donde está contenido este sueño de separación.

A pesar de sentir la gran dificultad de aceptar que todo lo que percibo no tiene significado, el hecho de darnos cuenta del problema indica que tenemos el recurso para superarlo, ese recurso es la corrección que Dios implantó de inmediato a la idea de separación. Seguramente son pocos los que aceptan y practican esta premisa, pero esos pocos, ya identificados con la Mente no dual de Cristo, como es el caso de Jesús, siguen colaborando para despertar a los personajes del sueño que la idea del Hijo de Dios tuvo. Única forma para que el despertar de la Unidad Divina sea total.

En la estancia La Aurora en Salto Uruguay está la gruta del padre Pio, y en un cartel del sendero que lleva a la gruta leí una de sus frases que decía: "Me quedaré en el umbral del Cielo hasta que el último de mis hermanos lo haya cruzado"

Quizá no sea textual la frase, pero aún recuerdo ese mensaje de Amor. Solo ocurrirá el DESPERTAR cuando ames al prójimo como a ti mismo y te manifiestes siempre así, porque somos Uno y también eres el prójimo.

Jesús nos mostró ese camino.

Continuaremos ofreciendo herramientas para "volver a casa" con el Padre.

Bibliografía consultada: Un Curso de Milagros. Lo que Pasó Cuando Dejas Ir de Nick Arandes.



0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page