top of page

Nada real puede ser amenazado.

Por Luis Omar Scaramal.


Esta afirmación resulta confusa para el ser humano. Sin embargo, es correcta.

Para comprenderla debemos aceptar que lo real es todo aquello que no cambia con el tiempo porque es eterno.

La Fuente, Dios o como deseen llamarlo es real, pleno, eterno y no cambia, por eso sus creaciones o extensiones son reales y eternas. Nada puede alterarlas ni amenazarlas. Son perfectas.

Así también es nuestra verdadera identidad, el Alma, una creación de Dios.

¿Entonces cómo explicamos todos los conflictos, sufrimientos y demás historias qué vivimos, tan variadas y cambiantes?

Encontramos religiones y disciplinas espirituales que nos ofrecen diferentes explicaciones. Por ejemplo:

1-En el hinduismo la palabra Lila en sánscrito significa juego, diversión y se asocia a la "obra teatral creativa" de Brahman (Padre) para describir la realidad del universo. Sería un juego por voluntad divina. La trascendemos al reconocer ese juego.

2-En el sistema judeo-cristiano, nuestra realidad se debe al pecado original. Recordar la historia bíblica de Adán y Eva y sus consecuencias.

3-Actualmente las "semillas de estrellas", seres sin velo de la nueva era de acuario, nos hablan de una imperfección implantada en nuestras almas con el fin de vivir experiencias en la materia de 3d. Realizada bajo un plan divino.

4-En el Budismo no hay un Dios o Fuente, pero todas sus enseñanzas están orientadas a guiar a los seres hacia el dharma o ley universal, dejando atrás esta realidad, aceptada sin explicación. El mismo practicante debe darse cuenta de alcanzar ese orden cósmico.

Hay otros ejemplos, pero todos ellos responden a una misma causa, que es el origen de los conflictos y sufrimiento, provocando una existencia que no es real.

¿Cuál es esa causa?

La Separación de la Fuente o Dios o ley Universal que es lo REAL. Somos parte de esa "REALidad" y buscamos continuamente volver a ella creando sucesos que siempre cambian y no son reales ni eternos precisamente por sentirnos separados. En unión con el Padre nuestras creaciones también serían reales y eternas.

¿Por qué nos separamos?

No hay una respuesta certera. Desde la Perfección de Dios es imposible que una creación suya se separe. Todo es UNO. Por eso decimos que nuestra realidad no es verdadera, sería como un sueño. La separación literalmente nunca ocurrió, pero lo sentimos.

Es difícil estando dentro del sueño entender estos conceptos. Por eso para "despertar o iluminarnos", debemos trascender el sueño de separación.

A los efectos didácticos utilizaremos para interpretar nuestra realidad actual la información referida al nuevo ciclo iniciado el 21 de diciembre del 2012. Esta responde al proyecto del Padre Nebadón a vivir experiencias en la 3d de la materia en un ámbito de imperfección, anulando atributos de la Fuente y en consecuencia provocando la separación.

Cualquiera que sea la explicación, nuestro deseo es volver a sentir que estamos unidos al Padre, cumpliendo la ley del UNO.

¿Cómo volvemos a la Fuente?

Los caminos para volver son variados. Los maestros ascendidos, Buda y muchos otros seres menos conocidos lo lograron y retornaron a la Fuente,

Comenzaremos utilizando la información antes mencionada ofrecida por el plan de Nebadón, el creador de este universo, para entender nuestra realidad.

Según el plan antes mencionado, al Homo Sapiens se le implantó una estructura mental para subsistir biológicamente en la separación bajo el diseño de imperfección. Su función era resolver problemas prácticos de supervivencia en 3d, en general se la conoce como instinto. En los animales se observa con claridad: buscar alimento, reproducirse, defenderse: luchando o huyendo, etc. En el humano estas actividades de supervivencia ocurren en general distorsionadas, por ejemplo: comer en exceso, matar por deporte, actividad sexual sólo por placer, acumular exageradamente bienes, vengarse, etc. Resultando un instinto distorsionado que llamaremos Ego.

La idea original del plan divino era vivir separados en la imperfección de la 3d cocreando múltiples experiencias a través del ensayo-error, sin provocar esas alteraciones. Siempre intentando manifestar el amor incondicional.

Debería soñar sin olvidar que la realidad era un sueño.

El mecanismo del plan divino para el Alma era el siguiente:

Nuestro Yo Superior en 5d, el alma en el cuerpo astral, iría corrigiendo las demandas del Yo Inferior en 3d, el alma encarnada en la imperfección, al comunicarse con el Yo Soy en 9d, el alma crística en perfección. Los tres yoes son la misma alma en diferentes estados de consciencia. De ese modo se iría evolucionando hasta llegar al despertar.

Hay comunidades "indígenas" que se acercan a esta forma de vida, por ejemplo: los pueblos indígenas de Kaunkamo y Wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta al norte de Colombia.

¿Por qué ocurren esas alteraciones?

Según los "semillas de estrellas", seres oscuros extraterrestres (Dracos y otros) modificaron los programas de 3d instalados por plan divino en la malla electromagnética que rodea al planeta Tierra, alterando la mente del humano. Esto aún en parte persiste, aunque fue corregida dicha malla luego del 2012.

Sin embargo, a pesar de esa alteración hubieron seres que se iluminaron. Incorporaron la consciencia del Yo Soy, la perfección, al cuerpo biológico de 3d, superando esa modificación negativa.

Como ya dijimos, varios son los caminos para despertar. Expondremos uno de ellos, pero antes debemos comprender cuál sería la raíz que provoca este trastorno.

El principal motivo del cambio es el sentimiento de CULPA por sentirnos separados de Dios.

Al ser Dios una Unidad indivisible de Amor y ser nosotros parte de ella. Nos es imposible aceptar que Dios nos expulsó o separó, pues Él es amor. Nosotros sentimos ser los responsables de tomar esa decisión y ahí nace la culpa.

Esa culpa es inconsciente, todos los humanos la tenemos, pues en nuestra realidad nos percibimos separados. Entonces nace el miedo a ser castigados por haber decidido desunirnos del Padre.

Recordando la parábola del hijo pródigo de la Biblia, el hijo abandona al padre llevando su parte de herencia. La malgasta y luego ya en la ruina decide volver, temeroso de ser castigado. Sin embargo, el padre amoroso lo recibe con los brazos abiertos. No hubo culpa ni castigo.

Nuestra esencia, el Alma, es Real y no habrá culpa ni castigo pues NADA REAL PUEDE SER AMENAZADO.

Continuaremos profundizando este camino espiritual en los próximos módulos.

Bibliografía consultada: Libro de Un Curso de Milagros. Libro de Oro de Saint Germain.




88 views

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page